PRUEBA_DESIGN-2014


     Agregar Sinfonía Virtual a Favoritos Citas Célebres Vínculos Contacto


Silverio Franconetti y los Fillos. Un viaje por la historia del flamenco de Luis Javier Vázquez Morilla

Guillermo Castro Buendía
Centro de Investigación Telethusa



(Nº 36, Invierno, 2019)



Imprimir este Artículo


Ir a la sección de RESEÑAS

Ir a la edición actual

RESEÑAS

 

Silverio Franconetti y los Fillos. Un viaje por la historia del flamenco. Luis Javier Vázquez Morilla. Colección Cal y Cante Vol. 2. Edición del autor, Sevilla, 2018. 518 págs.


Este ya obligado título en nuestra librería flamenca forma parte de la colección Cal y Cante editada por el mismo escritor, quien abordó con certera pluma en su primer volumen la vida del artista “El Tenazas de Morón”, y quien ahora desgrana con pulcritud y detalle la vida artística de la importante saga cantaora de los Fillos y la del no menos importante “Rey de los cantaores” Silverio Franconetti.

Tras un bonito prólogo del escritor portuense Luis Suárez Ávila, a quien la flamencología debe mucho y poco recuerda, inicia el escritor moronés su andadura por la biografía del gran Silverio, quien vio la luz en Sevilla el 10 de junio de 1831, sin que sepamos aún exactamente en qué lugar lo hizo. Contextualiza muy adecuadamente el periodo histórico anterior, atendiendo a la Sevilla del siglo XVIII y comienzos del XIX, en la que Triana fue foco de atención de multitud de viajeros y escritores que sitúan descripciones de fiestas preflamencas, o ya flamencas; como las que realizara el malagueño Serafín Estébanez Calderón “El Solitario” en sus Escenas Andaluzas, en las que estuvieron implicados personajes tan importantes para la historia del flamenco como El Planeta o El Fillo. Aunque ahora sabemos, gracias a Luis Vázquez, que hubo dos Fillos, padre e hijo, muertos en 1854 y 1878 respectivamente.  

Desfilan por sus páginas otros artistas importantes en tiempos artísticos de los protagonistas del libro: Curro Pabla, María La Borrica y su hermano El Viejo de la Isla, Tomás el Nitri, El Granaíno, Los Pelaos, Frasco el Colorao, la bailarina Manuela Perea “La Nena”, La Andonda, etc., relacionando las vidas de unos y otros y atendiendo a la tradición oral y al dato contrastado para apoyar o desmentir leyendas flamencológicas aún no resueltas.

Si bien Blas Vega dio un importante paso sobre la biografía de Silverio en su gran libro Silverio. Rey de los cantaores (1995), otros autores han ido aportando nuevos datos, como Daniel Pineda Novo (Silverio Franconetti. Noticias inéditas, 2000); Faustino Núñez, quien localiza el vapor Gravina (2008), barco que supuestamente lo trajo de vuelta a España el 29 de julio de 1864; Gerhard Steingress, quien relata la aventura taurina del cantaor en Uruguay y su posible paso por Brasil (2006); Manuel Bohórquez, con su partida de nacimiento (2009 y 2015); sin olvidar al pionero Antonio Machado y Álvarez “Demófilo”, el primero que aborda la biografía de Silverio en 1881 en su libro Cantes Flamencos.

Un servidor se aproximó desde el campo de la musicología al estudio de sus cantes (Las mudanzas del cante en tiempos de Silverio. Análisis histórico musical de su escuela de cante, 2010). Pero aún teníamos muchas lagunas al respecto de su vida. Por ejemplo el por qué de su viaje a América, aún sin resolver, su descendencia, el linaje familiar, los actuales Franconetti, dispersos por Andalucía, Uruguay o Argentina. Luis Vázquez ha completado extensamente los datos hasta ahora conocidos sobre esta fascinante figura flamenca, cantaor, empresario e impulsor del género flamenco profesional y del negocio de los cafés cantantes de género flamenco.

Sigue sin aparecer alguna otra imagen de Silverio, algo que ayudaría a confirmar o desmentir la atribución que Bohórquez realizara en su libro sobre El Canario de Álora (2009) de una foto del laboratorio fotográfico de Antonio Esplugas, asunto que no se comenta en el libro y que esperemos algún día pueda desentrañarse.

Si importante es la aportación sobre todo lo que rodea la vida de Silverio, no lo es menos al respecto de El Fillo, o los Fillos, porque ahora sabemos que fueron dos: Antonio Ortega Heredia nacido en 1806 y Francisco Ortega Vargas en 1831. Ambos llevaron el apodo de El Fillo, el primero es el que aparecía en las famosas Escenas Andaluzas de El Solitario y quien pasaría a mejor vida en 1854. El segundo tendría relación sentimental con la famosa Andonda, cantaora oriunda de Ronda como demuestra con novedad maestra Luis Vázquez, trazando a su vez una pequeña biografía sobre esta importante artista, maestra en estilos por soleá.

El viaje flamenco de Luis no termina aquí, continúa en el libro, el cual deberán leer con interés, porque atesora un importante caudal de datos inéditos. Aunque pesa lo suyo, debido a la cuidada edición con papel de gran calidad y espesor, el cual no permite una lectura ligera, aunque sí amena, rigurosa y necesaria. Queda recomendado.

 

Escrito por Guillermo Castro
Desde España
Fecha de publicación: Invierno de 2019
Artículo que vió la luz en la edición nº 36 de Sinfonía Virtual
www.sinfoniavirtual.com
ISSN 1886-9505


PRUEBA_DESIGN-2014

 

 

SINFONÍA VIRTUAL. TU REVISTA DE MÚSICA Y REFLEXIÓN MUSICAL

ISSN 1886-9505 · www.sinfoniavirtual.com


desde 2006