PRUEBA_DESIGN-2014


     Agregar Sinfonía Virtual a Favoritos Citas Célebres Vínculos Contacto

LA FUGA Y EL SER

Alejandro Pardo Zapatero
Articulista

(Nº 1, OCTUBRE, 2006)


Imprimir este Artículo

Volver a la Edición nº1

Ir a la edición actual

REFLEXIÓN, OPINIÓN

ABSTRACT

Quisiera recordar hoy, entre nosotros (con tono amigable y confidencial) una música con casi cien lustros que, según creo, es portadora de ciertos caracteres definitorios del ser humano. Me gustaría poner de manifiesto, a través de ella, una ontología posible: el enlace entre música y Ser. Vengo a referirme a la conocida "fuga".

Palabras clave: Fuga, Barroco, Ser

 

Sin hilo ni verja,
(sin) escribir, sin (autor)
un texto de alforja rota.
No establecido entre los órdenes del intestino.
De un lago azul (lector)
se desnuda la damoisselle.
En tierra de felpa se da
una nota
Vuelven a sonar agua(c)eros



Quisiera recordar hoy (1), entre nosotros (con tono amigable y confidencial) una música con casi cien lustros que, según creo, es portadora de ciertos caracteres definitorios del ser humano. Me gustaría poner de manifiesto, a través de ella, una ontología posible: el enlace entre música y Ser. Vengo a referirme a la conocida "fuga".

        Quizás es debido al pop, a la minifalda o a los medios de reproducción y sus tecnologías que se hayan olvidado aquellos vetustos timbres que tanto iluminaban los vía crucis en espacios sacros... no obstante siguen tan vigentes en cada escucha por ser un modelo de nuestra existencia.

        Como en este mismo texto que a través de la analogía con momentos vividos busca nuestro yo profundo, la comprensión del individuo, su anhelo y el tiempo...

        El sujeto (célula temática) de la fuga se desarrolla dialécticamente dotándose de narratividad, cual individuo en su devenir particular. Su elasticidad horizontal le hace cerrar las junturas al regresar como reexposición, aunque ya imbuido por el remolino de aconteceres. (2) Falta orden. Es como niños jugando al escondite, el que se esconde se mofa del buscador impaciente, mostrándose oculto.

Sentado en el sofá de café, bostezo.
Miro el cristal de la ventana,
desenfoco y puedo mirar a través de ella.
¿es nieve lo que veo?
vuelvo a desenfocar,
me veo ignoto y sorprendido (3)
y te recuerdo desnuda“

        Esa persecución canónica forma a la vez un edificio estático, como una concentricidad elicoidal creadora de espacio y junturas, establecimiento de un destino, de saberse quieto ya en el castillo de lo cotidiano y trascendental. Una constante persecución... y muchos reencuentros...

        Es como un camino de conocimiento, el transcurrir del alba al cenit. Como los paisajes de latitudes norteñas visten de aquellos pazos, entre niebla y rocio, envueltos y mirando más allá del recuerdo.

        Hay una semilla trágica en aquella época en que la fuga nace. Se verá sólo el individuo (que presiente su desconsuelo). Irremediable quebrantamiento del sujeto se vislumbra (entre las notas), está en el sino del hombre renacentista y en el fastuoso plástico barroco se hace patente.

"Vuelvo a mojar un bollito en mi bata de estampados recuerdos"

        En la memoria relacionamos unos sonidos con otros conformando así la forma musical, intento de detener el instante petrificándolo (mantengo sobrecogido el aire tras inspirar) en un presente eterno ya huido. Sin embargo, así se organiza la subjetividad, con porciones de eso que llamamos tiempo, para ordenar después la realidad, en el onírico silencio de los ropajes de la decisión. El (re)descubrimiento es un proceso cognitivo: hiladura de preconceptos ahora comprendidos: significados. Como Kundry (4)se despierta del sueño de la muerte y toma conciencia-fe.


"Me levanto y en el espejo (infinito-opositado) del hall
mírome el bigote, cojo el sombrero, el bastón y marcho“


        En ese espacio estético de la contemplación musical, es la fuga la que me repite mi voluntad, mi situación y mi sino. Es templada y rigurosa, dicharachera y patética. Pues en la contemplación se buscan nuevos mares (5) más allá de la decidida línea del horizonte. Y es la fuga, la que posee una estructura más racional y susceptible de ser glosada, lejos del programatismo romántico o del expresionismo postrero de vino sin decantar. Una verticalidad que va apareciendo entre las figuras de rosetones iluminados.

"En la pila bautismal flota una cana.
por el deambulatorium, un mar de niebla y una persona.
Lleva levitón. Se acerca. (me sobrecojo sin sentido)
arquea las cejas y mira como a través de mí,
parece que ha contemplado el terror de lo sublime, invitando a mi mirada,
me giro hacia el majestuoso órgano.. y me dice despacio:
-El lugar donde forjar mi gramática: juego al formalismo higiénico y balsámico que nos hace tan humanos...“

        Formalizado lo informalizable: la huida, el reconocerse, es como un intento de paralizar lo que se nos escapa, el tempus fugit lo percibimos por los tubos que reparten el bombeado aliento por las bóvedas y guiado por los arcos de las columnas catedralicias propugnan la impaciencia pagana en un corazón beato.

        Hemos de tener claro que la forma y la vida van unidas, así como el contenido de la música (que aún buscamos traducir) tiene que ver con su desarrollo formal y, como la música, la vida es ordenación del tiempo en la conciencia. Es orgánica y conceptual, roca y marea, pared blanca y anhelo.

        Pese a todo, una forma no es más que un envoltorio en el que se puede expresar un estár ahí. Es una ley, una generalidad en el repetirse eterno, en este Augenblick se abre la cerradura del conocimiento, la individualidad y su poder. Gramática de color y dolor...

Todas (ellas)
esquinas saladas...
al son cordial(de)mente
al espacio me rindo
éste mar que me acaba.
vuelve el bostezo“



NOTAS A PIE DE PÁGINA
:

1 Dia determinado por la misteriosa poética de la Alea. Tu lectura.

2Es la repetición, paradoja del tiempo, epíteto del recuerdo la que nos dicta una nueva moral.

3 "Yo creo en la capacidad de penetrar al interior de los fenómenos...", Luigi. Nono

4 La redención en "Parcival" se viste de llamada. Los ruegos, que en palabras se versan son deseos de significante pasional. De Pathos grita desnuda. El arbusto quemándose sin consumirse me deja helado.

5 Proceso crítico y valorativo, lejos de aceptar la clausura positivista del mundo.


Escrito por Alejandro Pardo Zapatero
Desde España
Fecha de publicación: Octubre de 2006
Artículo que vió la luz en la revista nº 1 de Sinfonía Virtual.
ISSN 1886-9505



 

 

PRUEBA_DESIGN-2014

 

 

SINFONÍA VIRTUAL. TU REVISTA DE MÚSICA Y REFLEXIÓN MUSICAL

ISSN 1886-9505 · www.sinfoniavirtual.com


desde 2006