PRUEBA_DESIGN-2014


     Agregar Sinfonía Virtual a Favoritos Citas Célebres Vínculos Contacto

MENDELSSOHN
Alfredo Canedo


Félix Mendelsshon Bartohldy, nieto del filósofo Moses Mendelsshon e hijo de un culto y próspero banquero israelí, perteneció a un ambiente social de gente educada y de holgura en la Europa de principios del siglo decimonono. Sus maestros fueron Ludwig Berger y Karl Friedrich Zelter, introducido por éste en casa de Goethe, donde supo conquistarse el afecto cariñoso del viejo poeta. A los diez años ingresó en la famosa ‘Singakademie’ de Berlín; a los diecisiete, una vez completada su educación musical, reveló su genio con algunos oratorios que, según Martín Hürlmann en ‘El romanticismo musical en Alemania’, “fueron puntos de partida para futuras tendencias y orientaciones en la música religiosa”; a los veinticuatro ejerció el cargo de director musical del ‘Teatro de Inmermann’ de Dusseldorf, y doce años más tarde, ayudado económicamente por el rey de Sajonia, fundó el ‘Conservatorio de Leipzig’, uno de cuyos profesores era Robert Schumann.

***

    Maravilloso el hecho de que Mendelsshon, dotado de talento fuera de lo común en varios terrenos artísticos, la pintura entre otros, reconciliara las calmas tonalidades y el equilibrio instrumental de la música académica o clásica con las descriptivas, elegíacas, melódicas, algo pesimistas y sentimentales de la romántica. Con esta práctica, sus interpretaciones verdaderamente románticas de las obras de Juan Sebastián Bach, de Beethoven y de las óperas de Mozart en ritmo aterciopelado y blando de la medida clásica.

    Pues entonces, correcto decirse de su labor musical una mezcla de elemento clasicista con románticos, esto es, de escritura formal con la de pasiones sombrías, acordes ampliamente espaciados y polimétricos. A prueba de lo mismo, las emotivas páginas de calificado estilo como ‘Sinfonía en la menor’, cuyo ‘scherzo’ derivado de una canción popular de Escocia, y ‘Sinfonía en la mayor’, consideradas como fruto artístico de sus viajes a Gran Bretaña e Italia en 1830:

"Los pastores, las pastoras, los bosques, los palacios y los castillos en la campiña escocesa, así como los frescos y monumentos ingleses e italianos son para mí motivos musicales" (1)

Para Mendelsshon la música romántica debía de incluir acordes  espaciados y polirítmicos, además de los elegantes perfiles de las armonías y melodías ‘bachianas’. Testimonio de esa técnica en la sinfonía ‘Primera noche de Walpurgis’ en ‘Do mayor’, acerca de la cual Mendelsshon en carta fechada en Munich el 26 de junio de 1830 confesaba a su hermana Fanny:

"La empecé solo porque me gustaba y me entusiasmó; no pensé en una reputación. Pero ahora, que la tengo terminada y delante de mí, veo que se presta muy bien para un gran concierto, y se dará en el primer concierto de abono en Berlín" (2)

    El valor virtuosista de la obra, caracterizado por las ornamentaciones delicadas, las formaciones motívicas y la sensibilidad expresiva quedarían demostrado con el comentario de Goethe en carta a Mendelsshon del 9 de octubre de 1831:  

        "El poema está concebido en su obertura dentro del espíritu de un alto grado de simbolismo, pues en la historia del mundo continuamente hay que recurrir a una situación en la que algo antiguo, con sólidos fundamentos, perfectamente probado y reconfortante, al tener que hacer frente a las innovaciones sucumbe aplastado, se arrincona y desplaza, y si no es destruido, sí al menos se  encierra en los lugares más recónditos. La fase intermedia en que todavía el  oído puede –y con toda probabilidad debe- reaccionar, se presenta aquí con bastante exactitud, y un entusiasmo gozoso, inconmovible, estalla una vez más, claro y radiante" (3)


    Fina vena melódica y técnica con tendencia hacia lo fantástico y al mundo espectral también en los movimientos de estilo ‘mozartiano’ de‘Las Hèbridas’, ‘Caprichos’, ‘El paraíso y la Peri’, ‘La peregrinación de la rosa’, ‘Escenas del Fausto de Goethe’ y en el ‘Scherzi’ para piano, obras dotadas de características tonalidades sentimentales e intensificaciones contrapuntísticas.

***

    Entre numerosos arregladores y compositores de argumentos shekespereanos ninguno como Mendelsshon en ‘El sueño de una noche de verano’, obertura escrita en 1843. Nadie olvidará jamás las galas y cualidades de esta genial composición en el ‘fuoco’ o ‘appasionato’ en el ‘allegro’, el sutil ‘scherzo’ concebido en un ‘staccato’ pianístico, la traviesa danza de gnomos en dulces melodías de corno y fagot en el nocturno, y la apoteótica y pomposa marcha nupcial. Gracias a la agilidad y belleza melódicas de su temperamento musical, Mendelsshon logró en esta pieza un feliz complemento de la musicalidad del poema con las andanzas de hadas y hechiceros. Acerca de esas virtudes musicales del genio de Hamburgo escribió Robert Schumann esto:

        Saludo en Mendelssohn al reconciliador de las perspectivas clásica y         romántica, al ùnico gran artista que resuelto la desarmonía de         aquellas escuelas musicales. (4)

    Aunque más de una obra pianística suya, en el olvido la mayoría, sin embargo, viva íntegramente en tiempos actuales. Por caso, las espléndidas ‘Variaciones serias’ pianísticamente contrapuntísticas, nobles, ágiles, técnicamente polifónicas y con predominio del contenido sobre la forma; ‘Concierto para violín y orquesta’, op. 129, en la ‘la manor’, de solo un movimiento; ‘Concierto para violín y orquesta’, en ‘mi menor’, op, 64; ‘Lieder sin palabras’; la graciosa y ligera composición pianística ‘Pieza de carácter’; el ‘Scherzo’, op. 16, número 2, y el ‘Rondó caprichoso’; además de las sonatas para piano y violín, para piano y violonchelo, los preludios y las fugas. Las sonatas para piano en ‘Fa sostenido menor’, op. 7, y ‘Mi mayor’, op. 6, ejemplos brillantes, tal vez los màs brillantes, de la manera de hacerlo en estilo ‘prestissimo’; cuales han merecido de Gioacchino Rossini el comentario siguiente:

              Estas me huelen a Scarlatti. (5)

     Obras todas de tratamiento equilibrado de la parte de instrumentos solistas y los de la orquesta, de grande encanto además de no carenciadas de virtuosismo.  No vaciló Mendelsshon dejar en esas composiciones libre paso a sus sentimientos en temas y melodías a guisa de eslabones de ideas e imágenes, si bien demasiado ajustadas al Beethoven de la ‘Pastoral’ y al Luis Spohr de ‘Las estaciones’. Heredades también apreciadas en sus ‘Canciones sin palabras’ y ‘La luz y lo etéreo’ con melodías delicadas y retraídas, duetos idealizados y barcarolas en tiempo moderado y ritmo de balanceo. Pero el rasgo más distintivo de esas piezas, aun las determinadas por imágenes extra-musicales, el estilo clásico irradiado de romanticismo sin mayores infrigimientos a las leyes de la lógica musical o académica.
 

                                                 --------------------

    Mendelsshon era judío por convicción, lo cual no le impedía profesar cierta simpatía al protestantismo. Con intención de contribuir al tricentenario de la Confesión de Ausburgo compuso en 1829 la sinfonía ‘De la Reforma’, op. 107, recién editada en 1868 mucho tiempo después de su fallecimiento. Sinfonía de carácter netamente descriptivo, cuyos movimientos ‘Andante’, ‘’Allegro con fuoco’, ‘Allegro vivace’, ‘Andante en sol menor’, ‘Coral’ y ‘Final’ están basados en cantos corales luteranos.

    No menor en importancia es la selección meticulosa de pasajes del Antiguo y Nuevo Testamento en la sinfonía ‘Himno de Alabanza’, en el oratorio ‘San Pablo’, en la grandiosa obertura fugada ‘Elías’, en la canción ‘Magnificat’ y demás composiciones corales y ‘a capella’, composiciones de tonalidad romántica con algo o mucho de las dedicadas al oficio divino y al altar por Giovanni Pierluigi da Palestrina. El musicólogo británico Geroge Grove escribió a poco de conocerse en Londres esas composiciones del músico alemán: 

              Las piezas sacras de Mendelssohn llegaron a Inglaterra no         como extranjeras, pues estamos orgullosos de ellas, como si se         hubieran producido o presentado, hace mucho tiempo, en         Inglaterra; apelan a nuestro amor nacional por la Biblia, y no hay         duda de que tienen muy merecida esa posición, próxima a Haendel,         que Mendelssohn ocupa en Inglaterra. (6)


    Piezas sacras con señales de que el movimiento romántico volvía otra vez a la antigüedad merced a la inspirada erudición de Mendelsshon en todos los géneros de la literatura musical.

                                            

 

BIBLIOGRAFIA CITADA
 

(1) Hensel, S. ‘Fèlix Mendelsshon Bartholdy

(2) Ibidem.

(3) Ludwig, Emil. ‘Goethe, historia de un hombre’-

(4) Làng, Paul Henry.  ‘La mùsica en la civilizaciòn occidental’.

(5) Hiller, Ferdinand. ‘Fèlix Mendelsshon Batholdy’.

(6) Diccionario de música y de músicos.

 


              

Escrito por Alfredo Canedo
Desde España
Fecha de publicación: Abril de 2009.
Artículo que vió la luz en la revista nº 0011 de Sinfonía Virtual

 

PRUEBA_DESIGN-2014

 

 

SINFONÍA VIRTUAL. TU REVISTA DE MÚSICA Y REFLEXIÓN MUSICAL

ISSN 1886-9505 · www.sinfoniavirtual.com


desde 2006