PRUEBA_DESIGN-2014


     Agregar Sinfonía Virtual a Favoritos Citas Célebres Vínculos Contacto
 

MAESTROS DE LA ESCUELA NAPOLITANA
Alfredo Canedo

    En el siglo XVIII la música clásica de Venecia encontraba orgánicamente su evolución en Nápoles. Reyes, nobles y príncipes del siglo XVIII hacían de Nápoles la ciudad destinada a asumir la dirección musical de Italia. Y de esta suerte, concordante con los gustos musicales de las familias aristocráticas y de la nobleza, declinaban los géneros más íntimos como el madrigal, la ‘canzoneta’ y ‘villanelle’. Lo inmediato de esa nueva tendencia, tal como es dado apreciar en el ensayo de Buonaventura Arnaldo sobre manuscritos y partituras impresas en los siglos XVII y XVIII (1), fue, por un lado, la negación más neta de la polifonía medieval y, por el otro, el afianzamiento de la melodía acondicionada a la armonía. Y a este respecto, se produjo una literatura musical sumamente brillante, más típica del estilo barroco, portentosamente dinámica y de gran variedad en combinaciones de colorido.

--------------------

   
    La personalidad que hizo de la ciudad del Vesubio escuela de la música moderna y de la composición dramática durante todo el siglo XVIII fue del siciliano Alessandro Scarlatti, discípulo del napolitano Francesco Provenzale y del romano Giovanni Giacomo Carissimi, cuya abundancia de ideas musicales por el virrey español premiada con la dirección del coro de la corte imperial y más tarde, por decisión de la reina Cristina y Fernando de Médici, designado maestro de capilla de la Iglesia de Santa María Maggiore. En el invierno de 1719 dictó en la Academia de Música Napolitana cursos de composición y dirección orquestal a algunos de los más destacados compositores de ópera seria y ópera bufa de la época como Nicola Logroscino, Antonio Loti, Leonardo Leo, de quien se dice que ha sido el creador de la ópera cómica clásica, y Leonardo da Vinci, por entonces aspirante a escribir libretos de escenas líricas. (2)  Su prestigio era tan grande que en Nápoles formó una dinastía de compositores aplicados a la música de estilo eminentemente espiritual. Buscaban su trato, estudiaban sus obras y admiraban sus interpretaciones en el clave y el canto Arcángelo Corelli, Johann Adolph Hasse, Johann Joachim Quantz, Antonio Caldara, Niccoló Porpora, Giovanni Battista Bononcini y George Frideric Haendel.

    Dotado de profundo conocimiento técnico en la composición e invención melódica llegó a crear obras equivalentes, si bien en proporciones menores, a las de Claudio Monteverdi que servían de ideas y modelos de variedad rítmica y contrapuntística a los estudiantes de conservatorios napolitanos. Profesó en todos los géneros musicales, desde 1679 hasta su fallecimiento en 1725, un apego devotísimo a la belleza melódica, al ‘recitativo accompagnato’, al aria ‘da capo’  y al culto del encanto sensitivo de la voz cantante. Virtudes musicales por Charles Burney resaltadas en sus estudios a fondo en la escuela napolitana renacentistas:

He hallado un oratorio de Alessandro Scarlatti donde aparecen recitativos acompañados. Pero lo interesante de todo ello es que no es él quien pretende tal paternidad; todo cuanto reclama es el haber sido el primero en emplear largos recitativos de escenas donde domina una pasión intensa o alguna situación hondamente dramática, expresando de tal modo un estado de alma que sería difícil expresar con las voces. (3)

   De entre sus composiciones ciertamente valiosas las óperas, algo más de cien, dialogadas y de carácter épico-dramático ‘Il trionfo della libertá’,‘Pietro e Demetrio’ y ‘L’amore volubile e tiranno’ cuyas voces solistas bien combinadas con el gran aparto orquestal; las misas, alrededor de diez, cantadas todavía en iglesias protestantes, ‘Ave María’,‘Tu es Petrus’, ‘O mágnum mysterium’ y ‘Voto Pater’ expresivamente melódicas y líricamente introspectivas, y los oratorios, alrededor de ciento cincuenta, basados en pasajes bíblicos de la ‘Vulgata’ como ‘San Filippo Neri’ para voces solas y ‘Trionfo della grazia’ coro acompañamiento del coro.

    Por las monografías de Edward J. Dent se conoce que Hendel fue devoto admirador de toda la producción musical y operística del maestro siciliano “estudiando e imitando  sus obras con cariñosa devoción” (4) y por el ensayo de Percy A Scholes sobre la música renacentista que “desde Nápoles sin darse cuenta de la importancia de su música  preparaba el terreno para las grandes realizaciones que caracterizarían el período de Haydn y Mozast”. (5)

----------

    Giovanni Battista Pergolesi, uno de entre los más importantes músicos del ‘settecento’ egresado del conservatorio napolitano Poveri di Gesú, estaba predestinado a convertirse, pese a su corta vida, en maestro mejor dotado de la ópera bufa napolitana con fugaces destellos de costumbres y pasiones del hombre moderno. Testimonio más perfectamente patentizado en sus óperas ‘Lo frato innamorato’, ‘Flamino’ y ‘Serva patrona’, con diálogos chispeantes, humorísticos, cantos melódicos, caracterizaciones de personajes, tonos encantadoramente frescos, colores radiantes, vivacidades sensuales y típicamente sonoras. Creó un lenguaje musical flexible, tierno, virginal y sonoro de caracteres humanos, inteligentemente articulado, para la época conceptuado como una ‘apreciada y bienvenida reforma tonal’  en cada instrumento que cayera en sus manos (6).

    Pergolesi fue también eximio compositor de música sacra como de profanos géneros musicales; dan cuenta ‘Stabat mater’, los oratorios ‘San Guglielmo d’Aquitania’ y ‘Il tránsito di San Giuseppe’, tres misereres, cuatro misas y cinco ‘Salve Regina’, obras escritas durante sus años de organista en la Capilla Real Napolitana, tres conciertos para flauta y violín, además de otras muchas sonatas para violoncelo y bajo, sonatas de cámara, ‘sonatas a solo’, para una voz instrumental y bajo continuo, sonatas de cuatro movimientos y ‘sonatas a trío’ con dos voces y bajo continuo. Otro aspecto de su vena clásica la escritura contrapuntística de amplia textura y una predilección por lo fugal. Por tanto, bien puede decirse que Pergolesi aportó a la escuela de Nápoles no otra cosa que páginas musicales y líricas aplicadas en todas las formas al gusto nacional.

   
BIBLIOGRAFÍA CITADA

  1. Buonaventura, Arnaldo. ‘Historia del teatro musical italiano’
  2. Merezhkovski, Dmitri. ‘El romance de Leonardo’.
  3. Burney, Charles. ‘El presente estado de la música de Francia e Italia’.
  4. Dent, Edward, J. ‘Alessandro Scarlatti’.
  5. Ibidem.
  6. Caruso, Dorothy. ‘Séptimo arte’.

 

             
Escrito por Alfredo Canedo
Desde España
Fecha de publicación: Abril de 2010.
Artículo que vió la luz en la revista nº 0015 de Sinfonía Virtual

 
 

PRUEBA_DESIGN-2014

 

 

SINFONÍA VIRTUAL. TU REVISTA DE MÚSICA Y REFLEXIÓN MUSICAL

ISSN 1886-9505 · www.sinfoniavirtual.com


desde 2006