PRUEBA_DESIGN-2014


     Agregar Sinfonía Virtual a Favoritos Citas Célebres Vínculos Contacto

Ernest Chausson: Música de Cámara

Joaquim Zueras
Crítico musical



(Nº 22, ENERO, 2012)


Imprimir este Artículo

Ir a la sección de DISCOS

Ir a la edición actual

DISCOGRAFÍA

 

Ernest Chausson: Concerto pour Violon, Piano & Quatuor à cordes Op. 21 / Trio à Clavier Op. 3. Meadowmount Trio y Wian String Quartet. Solistas: Eric Larsen, piano; Stephen Shipps, violín. Naxos 8.572468

Una vez me vi en el apuro de tener que explicar cómo es la música de Chausson. No se me ocurrió otra cosa que compararla con la elaboración de un coctel especial: Ponga tres cucharadas soperas de Cesar Franck, dos de Wagner pasadas por un colador francés, una cucharita de d´Indy, otra de Massenet, tres gotas de Debussy, dos de angostura, una de melancolía, media de desolación y una pizca de osadía.  Agítese bien, pero con cuidado de no romper el sistema tonal, y obtendrá una interesante mixtura. Combinado Chausson, sólo para paladares a la búsqueda de nuevas emociones a través de imaginativos contrastes.

        Ernest Chausson (1855-1899) nació en París, en el seno de una familia acomodada. Como era costumbre en familias de cierta posición, en lugar de enviar a sus hijos a la escuela  contrataron a un preceptor. Para Chausson se eligió a Brethous-Lafargue, un hombre amante de las artes que le llevará a conciertos y exposiciones y que le introducirá en los salones parisinos, entre ellos el de Madame Saint-Cyr de Rayssac. En estos lugares se codeará con personajes representativos de la vida cultural francesa de entonces, entre ellos a Vicent d´Indy, cuatro años mayor que él. Ambos serán siempre amigos. Influenciado por todos ellos duda si dedicarse a la pintura, a la literatura o a la música; tantea estas actividades pero sin decidirse. Algo ocioso y vacilante, en 1875 su padre le ordena que ingrese en la facultad de Derecho. En 1877 obtiene el doctorado, convirtiéndose en abogado de la Corte de Apelación de París, pero tal es su desdén por una ocupación por la que no se siente atraido pese a los honorarios que comporta, que nunca realizará el curso de prácticas. Mientras, ya  ha optado  por la música y en 1879 Massenet lo admite en sus clases de composición en el Consevatorio, aunque sólo como oyente. Más tarde César Franck le dará clases particulares. En 1880 ya posee una sólida formación, pues se presenta al “Prix de Rome”. 

        En 1881 compone el Trio à Clavier Op. 3, una obra apasionada, con un amplio y elegante  discurso, sorpresivas modulaciones, radiantes trinos y arpegios, y contrastes modales inesperados. El trío no fue bien recibido por la crítica ni por el público y  continuó arrastrando la injusta fama de “rico diletante”. Esta es la primera composición que escuché de Chausson.  Una obra muy elaborada, que me sirvió de acicate para conocer otras de estilo personal más defidido. En los años siguientes viaja a Alemania para escuchar la música de Wagner. En 1886 es mombrado secretario de la “Société Nationale de Musique”, asociación destinada a promover la música francesa, cargo que mantendrá hasta su muerte. En sus viajes a Bruselas entabla relación con el grupo artístico “Le Cercle des XX” y con el famoso violinista Eugène Ysaÿe, quien  en 1892  estrena su Concerto pour Violón, Piano & Quatuor à cordes Op. 21.  El éxito fue tan grande que sorprendió a un Chausson habituado al rechazo del público galo,  mostrando desde entonces una gran veneración por Ysaÿe, aspecto  que  refleja su correspondencia. En 1899 la familia Chausson escogió como residencia de verano una mansión con un gran parque en Limay, cerca de Mantes. El 10 de junio a las seis de la tarde, tras haber pasado el día componiendo, monta en un velocípedo y choca contra el muro de cierre de su propiedad.

        Hace tiempo un musicólogo me comentaba: “Desgraciado accidente de velocípedo, que privó al mundo de uno de los compositores más prometedores de su generación. Me resulta enigmático el relativo descuido en que tiene el repertorio habitual la obra de Chausson,  no muy abundante pero valiosísima”. En este CD del sello Naxos podemos disfrutar del Trío y del Concierto en una excelente ejecución en donde abundan los contrastes y las dificultades, cuyos intérpretes declaman con inspiración y acierto tanto los fragmentos más líricos y recogidos como los más vitalistas y enérgicos.

 

 


Escrito por Joaquim Zueras
Desde España
Fecha de publicación: Enero de 2012
Artículo que vió la luz en la revista nº 22 de Sinfonía Virtual.
ISSN 1886-9505



 

 

PRUEBA_DESIGN-2014

 

 

SINFONÍA VIRTUAL. TU REVISTA DE MÚSICA Y REFLEXIÓN MUSICAL

ISSN 1886-9505 · www.sinfoniavirtual.com


desde 2006