PRUEBA_DESIGN-2014


     Agregar Sinfonía Virtual a Favoritos Citas Célebres Vínculos Contacto

Para conocer la música de Vaughan Williams

Joaquim Zueras
Crítico musical



(Nº 22, ENERO, 2012)


Imprimir este Artículo

Ir a la sección de DISCOS

Ir a la edición actual

DISCOGRAFÍA

The Essential Vaughan Williams: The Lark Ascending (Hug Bean, violín; New Philharmonia Orchestra; Sir Adrian Boult). Linden Lea (Janet Baker, mezzo-soprano; Gerald Moore, piano. Fantasia on Greensleeves (Sinfonia of London; Sir John Barbirolli). Silent Noon (Ian Bostridge, tenor;  Julius Drake, piano). English Folk Songs (London Symphony Orchestra; Sir Adrian Boult).  The Vagabond (Anthony Rolfe Johnson, tenor; David Willison, piano). Serenade to Music ( coro de16 cantantes a cuatro voces; London Philharmonic Orchestra; Sir Adrian Boult). On Wenlock Edge the wood´s in trouble (Ian Partridge, tenor; Music Group of London). Rhosymedre (Academy of St Martin in the Fields; Sir Neville Marriner). The Call (John Shirley-Quirk, barítono; English Chamber Orchestra; Sir Savid Willcocks). Fantasia on a Theme by Thomas Tallis (Sinfonia of London; Sir John Barbirolli).  The Wasps, Overture (London Philharmonic Orchestra; Sir Adrian Boult).  Loch Lomond (Ian Partridge, tenor; London Madrigal Singers; Christopher Bishop).  Ca' the Yowes (Ian Partridge, tenor; London Madrigal Singers; Christopher Bishop). Five Variants of "Dives and Lazarus" (Jacques Orchestra; Sir David Willcoks).  O Taste and See (Winchester Cathedral Choir; James Lencelot, organ; Martin Neary).  Job (London Symphony Orchestra; Sir Adrian Boult). Bushes and Briars (Baccholian Singers of London). Wassail Song (Baccholian Singers of London).  For All the Saints (York Minster Choir; John Scott, órgano; Philip Moore). The Truth from Above (Choir of King´s College, Cambridge; Sir David Willcocks). O little Town of Bethlehem (Choir of King´s College, Cambridge; Francis Grier, órgano; Sir Philip Ledger). The Lamb (Ian Partridge, tenor; Janet Craxton, oboe).  Scherzo from Sinfonia Antartica (London Philharmonic Orcherta; Sir Adrian Boult).  Orpheus with his Lute (David Daniels, contratenor; Martin Katz, Piano). Mass in G minor (Choir of King´s College, Cambridge; Sir David Willcocks). The Blessed Son of God (Bach Choir; Sir David Willcoks). Come down, o Love divine (Thomas Williamson, órgano). All People that on Earth do dwell (versión para coro metal y órgano; Benjamin Bay, órgano). Grabaciones realizadas en distintas fechas, agrupadas en 2 CD´s por Emi Classics en el año 2008. Ref. 2 07992 2.


La música de los compositores ingleses de la época victoriana es poco frecuentada por los melómanos  de otros países. Es un fenómeno que nunca acabaré de entender, porque entre sus obras hay piezas de gran belleza. ¿Qué decir tras escuchar perlas como el Concierto para clarinete Op.80 de Charles Villiers Stanford o la Egloga para piano y orquesta de cuerda Op. 10 de Gerald Finzi? El álbum de dos discos The Essential Vaughan Williams propone una selección de sus obras más representativas, todas ellas de un valor indiscutible. Debo advertir, no obstante, y no como demérito, que en esta selección se ha utilizado un criterio moderado, por el que todo el conjunto de piezas es de estilo tardorromántico. No están otras obras de un lenguaje más afianzado en el siglo XX -no olvidemos que Vaughan Williams murió en 1958- como por ejemplo el Concierto para piano en do, que ya en su estreno fue criticado por disonante. Así pués, mientras que a los amantes del romanticismo las obras de ambos discos les parecerán una delicia, los seguidores de la música de B. Bartók, por ejemplo, podrán encontrar éstas demasiado complacientes y faltas de innovaciones armónicas arriesgadas.

        Ralph Vaughan Williams nació en Down Ampney, una localidad del condado de Gloucestershire, en 1872, en el seno de una familia acomodada. Hijo de un clérigo, éste murió en 1875, por lo que la familia se trasladó a casa de los abuelos maternos en Leith Hill Place, en Surrey. Allí aprendió a tocar el piano y el violín, y en este tiempo surgió  su admiración por la arquitectura, por la naturaleza y por Shakespeare. A los catorce años ingresa en Charterhouse School hasta 1890, continuando sus estudios en el Royal College of Music. Tuvo entre otros profesores a Hubert Parry, que le aconsejó  profundizar en los últimos cuartetos de Beethoven y en la tradición coral inglesa. En 1892 se matriculó en Trinity College de Cambridge como alumno de historia, pero también recibió clases de composición con el profesor Charles Wood. Tras graduarse, regresó al Royal College, en donde estudió composición con Ch. V. Stanford y entabló una incondicional amistad con su condiscípulo Gustav Holst, conocido sobre todo por su suite Los planetas. En 1897 contrajo matrimonio con la violoncelista y pianista Adeline Fisher, prima de Virginia Wolf. Tras este enlace viajó a Berlín, en donde recibió clases de Max Brush. De regreso se reincorporó a su puesto de organista en St. Barnabas South Lambeth, en Londres, plaza que ocuparía sin mucho entusiasmo desde 1895. En 1901 aparece publicada la primera composición deV. Williams, Linden Lea, un hermoso lied para mezzo-soprano y piano con letra de William Barnes.

        Parece que también es del mismo año Orpheus with his lute, para contratenor y piano con letra de W. Shakespeare.  Le seguirán otros lieder como el intimista Silent Noon (1903), para tenor y piano con texto de Dante Gabriel Rossetti, o The Vagabond (1904), un lamento también para tenor y piano, perteneciente a la colección Songs of Travel, con letra de Robert Louis Stevenson. Al mismo tiempo concentra su atención en una actividad que no abandonaría nunca: la recopilación de la música folklórica en diversas regiones del país. Es un hecho que el conocimiento de estas canciones populares influyó en su lenguaje, pero, a la vez, él tomo algunas y las reelaboró para elevarlas a la categoría de concertísticas, como la suite English Folk Song  (1923), que consta de tres movimientos: March Seventeen Come Sunday, Intermezzo My Bonny Boy, March Folk Songs for Somerset  o la Fantasia on Greensleeves (1934). Greensleeves es una conocidísima canción cuya autoría se ha atribuido a Enrique VIII cuando se enamoró de  Ana Bolena y que V. Williams sometió a un delicado e imaginativo tratamiento orquestal. Five Variants of ‘Dives and Lazarus’, para arpa y orquesta de cuerda, es otra muestra del ingenio de V. Williams para mostrar, a partir de una canción popular, cinco interesantes perspectivas.

        Ejemplos menos ambiciosos en esta tarea de reelaboración folklórica los encontramos en Loch Lomond, Ca´the Yowes, Bushes and Briars y Wassail Song. En 1908 marcha a París para tomar clases de orquestación con Maurice Ravel. Bajo la influencia de la música francesa compuso la memorable On Wenlock Edge the wood´s is trouble, del ciclo On Wenlock Edge, para tenor, piano y cuerda. Un año después presenta su música incidental The Wasps para la obra homónima de Aristófanes, que debía representarse en la universidad de Cambridge. De lo que pasó a ser una suite, adquirió notable popularidad su Obertura.

        1910 fue un año crucial para V. Williams. Además de dar a conocer su primera sinfonía, A Sea Symphony, estrenó con éxito la Fantasia on a Theme by Thomas Tallis, para orquesta de cuerda, sobre un himno compuesto en 1567. Al año siguiente fue invitado a colaborar con alguna composición en el Three Choirs Festival. Aportó Five Mystical Songs para barítono, coro y orquesta, con letra de George Herbert, uno de los cuales es The Call. En 1914 estrena la romanza para violín y orquesta The Lark Ascendin, una obra deliciosa, encantadora por su  caracter apacible, repleta de lirismo y sensualidad.  Durante la Gran Guerra, con 42 años, se alistó como voluntario en el Cuerpo Médico de la Armada Real. Finalizada la contienda, fue nombrado profesor de composición en el Royal College of Music (puesto que conservó hasta 1938), Doctor Honoris Causa por la universidad de Oxford y director del Bach Choir.

        En 1930 se interpretó por primera vez en el Norwich Festival el ballet Job, una muestra del cual la encontramos en el disco con el título Job, A Masque for Dancing – Pavane of the Sons of the Morning, una pieza breve con un final grandioso y emotivo. En 1935 recibe de Buckingham Palace la Orden del Mérito por los servicios musicales prestados. En 1938, como reconocimiento  al director Henry Wood, V. Williams compone Serenade to Music, obra para un conjunto de 16 cantantes y orquesta, con texto de W. Shakespeare. Es otra obra relevante, con un inicio precioso en el que sobresale el cantabile del violín, que guía al oyente hasta el coro, alternado con intervenciones solistas que dialogan con los instrumentos, en una atmósfera onírica, muy sugestiva, que cobra vehemencia para finalmente replegarse de forma evanescente. Acabada la Segunda Guerra Mundial, V. Williams  escribió varias obras para películas, entre ellas Scott to the Antartic, cuya música le sirvió de base para su séptima sinfonía, que completó en 1952. El Scherzo de la Sinfonía Antártica consta en el segundo CD. Un año antes fallecía su mujer, tras una larga parálisis degenerativa. En 1953 contrae matrimonio con Ursula Wood, su asistente personal. Hasta su fallecimiento en 1958, a los 86 años, llevará una vida muy activa dirigiendo y componiendo.

        Aunque se confesaba agnóstico, su contribución a la música sacra es significativa y de notoria calidad en sus dos vertientes: la mística y la elegíaca. La Misa en sol menor (1922), en latín, de la que aquí se ha incluido el Kyrie, es magnífica. Escrita para cuatro solistas y doble coro sin acompañamiento, constituye un singular homenaje a la antigua escuela de música sacra inglesa previa a la Reforma. El majestuoso himno procesional  For All the Saints, para cuatro voces mixtas y órgano, con letra del Obispo anglicano William Walsham How, fue publicado junto a Come down O Love divine en 1906, destinados ambos a la festividad del uno de noviembre. La revisión del popular villancico The Truth from Above, a cappella, es de 1909 y O little town of Bethlehem, para coro y órgano, de 1906. La pieza a cappella  The blessed son of God pertenece a la cantata de Navidad Hodie, con texto de Miles Coverdale, que V. Williams compuso en 1954. El curioso villancico The Lamb, para tenor y oboe,  pertenece a la colección Ten Blake songs, de 1957.

        El conmovedor motete O taste and see, perteneciente al Salmo 34 v. 8, para coro mixto con introducción de órgano, se oyó por primera vez durante la coronación de la Reina Isabel II en 1953 y en el funeral de V. Williams. De la música del himno All People that on Earth do dwell, tan utilizado en la tradición cristiana, consta aquí un flamante arreglo para coro, órgano y metal, en el que a cada estrofa se le ha dado un distinto tratamiento vocal e instrumental, lo que enriquece el conjunto. En 1937 V. Williams compuso para órgano solo Three Preludes on Welsh Hymn Tunes. El segundo, Hymn Prelude on Rhosymedre, es una paráfrasis de una pieza que compuso el vicario John David Edwards tras una visita a esta localidad. Aquí se ha optado por una cuidada versión orquestal a cargo de Arnold Foster.

        Como puede verse en la ficha, al principio del texto, los músicos que intervienen en este álbum son de probada eficiencia. La toma de sonido es excelente.

 

 


Escrito por Joaquim Zueras
Desde España
Fecha de publicación: Enero de 2012
Artículo que vió la luz en la revista nº 22 de Sinfonía Virtual.
ISSN 1886-9505



 

 

PRUEBA_DESIGN-2014

 

 

SINFONÍA VIRTUAL. TU REVISTA DE MÚSICA Y REFLEXIÓN MUSICAL

ISSN 1886-9505 · www.sinfoniavirtual.com


desde 2006