PRUEBA_DESIGN-2014


     Agregar Sinfonía Virtual a Favoritos Citas Célebres Vínculos Contacto

Oratorio de Noël, Motets de Saint-Saëns

Joaquim Zueras Navarro
joaquimzueras@hotmail.com
Crítico musical


(Nº 26, ENERO, 2014)


Imprimir este Artículo

Ir a la sección de DISCOS

Ir a la edición actual

DISCOGRAFÍA


Oratorio de Noël
Camille Saint-Saëns
Vocalensemble Rastatt, orchestre Les Favorites, orgue Roman Giefer, chef  vocal et d´orchestre Holguer Spech.
Carus Verlag
83.55


Dentro de la amplia y poco conocida obra sacra de Saint-Saëns (1835-1921), encontramos tres oratorios: Oratorio de Noël (1858), Le Deluge (1875) y La Terre promise (1913).

        En diciembre de 1857 Saint-Saëns fue nombrado titular del órgano de la Madeleine, puesto que mantuvo hasta su dimisión en 1877. Pronto recibió el encargo componer un oratorio, del que Joël-Marie Fauquet opina en un breve estudio de 1982:

 

El hecho de que en el Oratorio de Navidad, op.12 se detecten  influencias de Bach y de Gounod, no debe impedirnos apreciar la obra en su justo valor. En principio, reacciona contra un italianismo que había desvirtuado la música religiosa (del que el Stabat Mater de Rossini representaba entonces un modelo). Después, asegura al órgano y al coro un lugar en primer plano. Así se encuentran reforzados la sobriedad del lirismo y el cálido clasicismo de la partitura. Del conjunto resulta la economía de la formación requerida: un quinteto vocal, un quinteto de cuerda, arpa y órgano

        El Preludio expone un delicado tema pastoral en 12/8 en la tonalidad de sol menor, seguramente inspirado en un tema del Oratorio de Navidad de Bach. La introducción del órgano con el registro de oboe, manteniendo la nota re, asemeja una gaita y bosqueja el tema principal, desarrollado después por la cuerda. Tras  el bello recitativo de solistas Et pastores erant, que desempeñan el rol del histórico alternándose, el coro se une para entonar un radiante Gloria in altissimi Deo. El aria para mezzosoprano Expectans expectavi Dominum es sobria y estilizada, y deambula entre poéticas intervenciones del violonchelo, imprimiendo un carácter sereno a la vez que tierno e intimista, como el Domini, ergo credidi, meditación en torno al sentimiento de la fe que participa de esta atmósfera de calma. El Benedictus qui venit, un dúo de soprano y barítono, contrasta con los dos movimientos anteriores por su animoso staccato de arpa y sorprende por su ingenioso tratamiento vocal. Con notable dramatismo ilustra el coro las palabras Quare fremuerunt gentes. El trío Tecum principium es de elevada fineza, con un tratamiento del arpa muy desarrollado, contribuyendo así a una ambientación seráfica envolvente. En el cuarteto Aleluia. Laudate coeli et exulta terra hay ecos de algún villancico popular que se amplía en figuras contrapuntísticas de feliz inventiva. A continuación aparece de nuevo el tema de la pastoral con que se abría este oratorio, el coro entona Consurge Filia Sion, y con el motivo de la pastoral el coro y el órgano van dialogando con particular maestría. Concluye el oratorio con el Tolite hostias, et adorate Dominum, presentado como un himno exultante de grandeza haendeliana. Esta obra gozó de gran popularidad desde un principió y se interpretó durante años en la Madeleine.

        Nunca sabré el motivo por el que, habiendo compuesto Saint-Saëns más de una cincuentena de motetes, ninguno mediocre, no podamos disfrutar en la actualidad de alguna integral. En el CD que les comento, aunque no consta en la portada, después de la pieza para órgano solo Bénédiction nuptiale op.9, hay cinco interesantes muestras, todas ellas acompañadas por el órgano:  un  recogido y algo inquietante Ave Verum, un sinuoso tratamiento de las voces en el Sub tuum praesidium lo hace muy atractivo, así como el operístico O salutaris hostia,  el Ave Maria es un complaciente duo de soprano y mezzosoprano sostenido por resueltas filigranas del órgano, mientras que el solemne Tantum ergo a ocho voces y órgano nos remite de alguna manera a la antigüedad por su gravedad y quietismo.

        La música religiosa del sello Carus Verlag está siempre interpretada con mimo y con una toma de sonido impecable. El  Vocalensemble Rastatt ha llegado a unas cotas de perfección insuperables. Este apacible disco es indispensable para todos los que deseen sumergirse en la obra de Saint-Saëns y, por extensión, muy apropiado para quienes deseen enriquecer su discoteca con este selecto repertorio romántico. 


Escrito por Joaquim Zueras
Desde España
Fecha de publicación: enero de 2014
Artículo que vió la luz en la edición nº 26 de Sinfonía Virtual
ISSN 1886-9505



 

 

PRUEBA_DESIGN-2014

 

 

SINFONÍA VIRTUAL. TU REVISTA DE MÚSICA Y REFLEXIÓN MUSICAL

ISSN 1886-9505 · www.sinfoniavirtual.com


desde 2006