PRUEBA_DESIGN-2014


     Agregar Sinfonía Virtual a Favoritos Citas Célebres Vínculos Contacto

DAVIDE BANDIERI Y SU APORTACIÓN AL REPERTORIO DEL CLARINETE PICCOLO. A PROPÓSITO DE SUS DOS ÚLTIMOS DISCOS

Daniel Martín Sáez
Director de Sinfonía Virtual


(Nº 28, ENERO, 2015)


Imprimir este Artículo

Ir a la sección de DISCOS

Ir a la edición actual

DISCOGRAFÍA



Los dos discos que presentamos hoy, (1) Il Clarinetto Piccolo all’Opera. Música italiana del siglo XIX para clarinete piccolo y piano y (2) Tentative Wings 2006-2011. Música del siglo XXI para clarinete piccolo, de aproximadamente una hora de duración cada uno, editados en Madrid en el año 2013 y grabados por el inigualable clarinetista Davide Bandieri, podrían plantear al lector algunas preguntas, empezando por la más elemental: ¿existen obras relevantes para clarinete piccolo (también conocido como requinto)? ¿Se compusieron obras para tal instrumento en el siglo XIX, cuando el clarinete prácticamente acababa de consolidarse? Y en el siglo XXI, ¿existe ya un repertorio fiable y asequible? Estos discos están aquí, entre otras cosas, para resolver nuestras dudas y enseñarnos la vigorosa riqueza de nuestra propia tradición, donde incluso un instrumento tan aparentemente periférico como el clarinete piccolo (“pequeño”, en italiano) despertó muy pronto el interés de los compositores e intérpretes, que han explorado sus posibilidades y nos han dejado obras de una calidad sensacional. Pero más asombroso aún, como veremos, es lo que ha conseguido Bandieri con el repertorio del siglo XXI.


1.


El primer disco, Il Clarinetto Piccolo all’Opera, recoge algunas de las aportaciones más interesantes de la escuela clarinetística italiana del siglo XIX, en la que figuran nombres como Ernesto Cavallini, Luigi Bassi y Giuseppe Cappelli, amén de compositores como Giacomo Panizza. En el contexto del nuevo virtuosismo del siglo XIX, tan ligado a la ópera –recordemos los arreglos y fantasías de Liszt a partir de óperas clásicas y románticas–, el clarinete es sin duda uno de los instrumentos más fascinantes de la época, no sólo por su aparición tardía en los años centrales del siglo XVIII, y su apasionante desarrollo organológico durante el siglo XIX, sino también por la pronta calidad de las partituras dedicadas al instrumento, muy ligadas–como suele ocurrir en general– a los grandes intérpretes del momento.
            Después del repertorio iniciado por Mozart para el clarinetista austriaco Anton Standler, como el Quinteto de 1789 y el Concierto de 1791, las obras de Weber para Heinrich Bärmann, tan ligadas a la ópera, o las composiciones de Brahms para Richard Mühlfeld, el clarinete pasó a formar parte insustituible de la música europea. Otros grandes clarinetistas, como Bernhard Crusell y Johann S. Hernstedt, dan sobrada prueba de ello. Aunque más que del clarinete, habría que hablar de la familia del clarinete, incluyendo en ella los corni di bassetto, el posterior clarinete bajo y, por supuesto, el clarinete piccolo. También para este último empezó a crearse un repertorio interesante, como se muestra en esta grabación, donde los intérpretes italianos, algunos tan afamados como los antes citados, le dedican algunas de sus mejores obras, sirviéndose como apoyo en las grandes creaciones de la ópera decimonónica. La ligazón de estos intérpretes con la ópera, de hecho, no podía ser mayor: Cavallini, conocido como “el Paganini del clarinete”, trabajó durante años en el afamado teatro de ópera de La Scala  bajo la batuta de Panizza, y lo mismo ocurre con Bassi. Un caso distinto es el de Cappelli, cuya conexión con la ópera, sin embargo, no es menor.
            Davide Bandieri es sin duda uno de los grandes intérpretes de nuestro siglo y, por esa razón, no hay nadie mejor que él para resucitar algunas de aquellas obras olvidadas de estos grandes intérpretes. Las partituras de este primer disco, basadas en óperas de Marchetti, Gounod, Bellini y Verdi, son las siguientes:

  1. Passo a Due Eseguito Nel Ballo “I Figli Di Eduardo IV” Del Sig. Cortesi de Giacomo Panizza y Ernesto Cavallini [10:45 mins.]
  2. Il Carnevale di Venezia de Ernesto Cavallini [7:18 mins.]
  3. Ruy Blas di F. Marchetti – Fantasía de Giuseppe Capelli [5:40 mins.]
  4. Canzone Napolitana Con Tarantella de Ernesto Cavallini [8:08 mins.]
  5. Piccolo Mosaico Sull’Opera “Faust” Di C. Gounod de Giuseppe Cappelli [5:56 mins.]
  6. Ballabile Con Variazioni Nel Ballo “Ettore Fieramosca” de Giacomo Panizza [6:21 mins.]
  7. Gran Duetto Concertato Sopra Motivi Dell’Opera “La Sonnambula” (para clarinete piccolo, clarinete en Sib y piano) de Luigi Bassi [14:16 mins.]

            Excepto esta última, donde aparece también el clarinete en Sib, todas son para piccolo y piano, con el acompañamiento magistral de Duncan Gifford (que también participa en el segundo disco). El Gran Duetto, sin duda la guinda de este maravilloso disco, es acompañado a la perfección por Javier Balaguer Doménech, en el clarinete en Sib. Todas ellas son composiciones clásico-románticas y nos sumergen en el plácido mundo del cantabile italiano. La intimidad lograda por los compositores italianos, y también por Bandieri, con un instrumento habitualmente ligado a los sonidos brillantes y agudos, es sin duda una de las grandes sorpresas de este disco. 


2.


El segundo disco, Tentative Wings 2006-2011. Música del siglo XXI para clarinete piccolo, resuelve nuestra segunda duda: en efecto, existe un importante y apasionante repertorio para este instrumento en el siglo XXI, sólo que esta vez es el propio Davide Bandieri quien está contribuyendo a su creación y difusión, como en el pasado lo hicieran Standler, Cavallini o Bärmann. Las composiciones aquí recogidas han sido compuestas expresamente para el clarinetista florentino, encargadas por su propia iniciativa, mientras cubría el puesto de clarinete piccolo solista en la Orquesta Sinfónica de Madrid (Orquesta Titular del Teatro Real). El resultado de su intenso trabajo (siete obras en siete pistas) es el siguiente:

  1. Hiranyagarbha (2010) de Eduardo Morales-Caso [11:45 mins.]. Fantasía para violín, clarinete piccolo y piano.
  1. Eón (2009) de Ailem Carvajal. [5:59 mins.]. Para clarinete piccolo y electrónica.
  1. Points: Espace (2008) de Willy Merz. [6:13 mins.]. Para clarinete piccolo solo.
  1. Spettri (2010) de Marcello Bonanno. [12:18 mins.]. Para clarinete piccolo y piano.
  1. Tres Palabras (2010) de Massimo Botter. [9:33 mins.]. Para clarinete piccolo y cajón flamenco.
  1. Omaggio a W.O.L.S. (2011) de Luigi Abbate. [10:14 mins.]. Para clarinete piccolo y electrónica.
  1. Fantasía (2011) de Gianluca Cascioli. [8:00 mins.]. Para clarinete piccolo y piano.


            Estamos ante obras de cámara originales, encargadas a jóvenes compositores por Bandieri: una de ellas para piccolo solo, dos para piccolo y piano, otras dos para piccolo y electrónica, otra para piccolo y cajón flamenco (sin duda una de las más interesantes) y una última para piccolo, violín y piano. En cuanto al resto de intérpretes, hay que empezar destacando que, en las tres obras donde aparece el piano, escucharemos a tres pianistas distintos: Duncan Gifford interpreta la obra de Morales-Caso; Marcello Bonanno, la obra de Willy Mertz; finalmente, Gianluca Cascioli interpreta su propia partitura, la Fantasía del año 2011, como colofón del disco. En cuanto al violín, su intérprete es Yoshiko Ueda. Todos ellos son músicos de una larga y exitosa trayectoria.
            Debemos agradecer a Bandieri este enorme trabajo, que no sólo incluye la interpretación, sino también los encargos, el contacto con los músicos, la elección del repertorio y su grabación. Una tarea titánica a la que no puede hacer justicia una simple crítica discográfica, pero que muestra la importante contribución de este clarinetista a la música contemporánea. El título del disco, en buena medida, es un homenaje a este difícil camino iniciado por el músico florentino. Tentative Wings es como se tituló la primera pieza que dedicó un compositor a Bandieri: nos referimos al también pianista cubano-español Eduardo Morales-Caso, el mismo autor que ha compuesto la Fantasía con la que se inicia este nuevo disco. (Pueden encontrar esa excelente obra en Las sombras divinas, disco editado también en Verso, con obras del citado Morales-Caso).

*

            En definitiva, pocas oportunidades tendrá el lector de adquirir discos tan originales como estos, que no se limitan al repertorio tradicional, pero tampoco a los instrumentos más afamados. En este sentido, la discográfica VERSO –desde que inició su andadura en el año 2001– nos tiene acostumbrados a un compromiso y una seriedad envidiables. Su capacidad para asumir riesgos y apostar por trabajos que proporcionen novedades a la industria, especialmente en lo que se refiere a la música española y los músicos jóvenes, así como su indudable criterio para elegir a los intérpretes, queda corroborado una vez más en este trabajo. Invitamos al lector a conocer la colección de CD Compositores Españoles y Latinoamericanos de Música Actual, en funcionamiento desde el año 2008 –curiosamente, el primer año de la crisis económica–  que ha dado cabida a la grabación de obras de tres generaciones de compositores españoles actuales, como Luis de Pablo, Antón García Abril, Tomás Marco, Gerardo Gombau, Joan Guinjoan, Cristóbal Halffter o Juan José Colomer.
            En cuanto a Bandieri, afincado en España, su capacidad para pasar de las interpretaciones de corte clásico-romántico al virtuosismo de la música del siglo XXI, con esa perfección en los ataques, los sobreagudos, los sonidos múltiples, los gligssandi, los frullati, y en los sonidos cálidos y oscuros, tan difíciles de conseguir en el requinto, cuando requieren además de formas de interpretación tan dispares, es simplemente deslumbrante, y  nos recuerda la increíble versatilidad de otros intérpretes, como el alemán Jörg Widmann o el sueco Martin Fröst, que también pasan de Mozart y Brahms a obras contemporáneas como quien habla dos idiomas distintos con la misma facilidad. No todos los intérpretes son capaces de hacerlo y, dada la conexión entre ambos lenguajes –la supuesta ruptura de la música contemporánea es un mito entre otros, desmentido por innumerables hilos de continuidad–, es sin duda un aspecto muy importante que debemos agradecer, pues en gran medida resulta enriquecedor conocer un lenguaje para interpretar bien el otro. Por eso y por su excelente calidad, estos discos de Bandieri merecen los mayores elogios.


Escrito por Daniel Martín Sáez
Desde España
Fecha de publicación: Enero de 2015
Artículo que vió la luz en la edición nº 28 de Sinfonía Virtual
ISSN 1886-9505
www.sinfoniavirtual.com



 

 

PRUEBA_DESIGN-2014

 

 

SINFONÍA VIRTUAL. TU REVISTA DE MÚSICA Y REFLEXIÓN MUSICAL

ISSN 1886-9505 · www.sinfoniavirtual.com


desde 2006