PRUEBA_DESIGN-2014


     Agregar Sinfonía Virtual a Favoritos Citas Célebres Vínculos Contacto

LIXSANIA FERNÁNDEZ Y SU RECONDITA ARMONÍA ENSEMBLE: UN MAESTRO DE LA VIOLA DA GAMBA RESUCITADO

Pablo Ransanz
Compositor


(Nº 28, ENERO, 2015)


Imprimir este Artículo

Ir a la sección de DISCOS

Ir a la edición actual

DISCOGRAFÍA


Nuestros lectores de Sinfonía Virtual están de enhorabuena. La aparición del último trabajo discográfico de la magnífica e incipiente violagambista hispano-cubana Lixsania Fernández y de su Recondita Armonia Ensemble supone un soplo de aire fresco -y renovado- en el actual repertorio para este maravilloso instrumento.
            Tras una esmerada investigación musicológica en busca de las mejores fuentes europeas referentes a las técnicas compositivas e interpretativas para la viola da gamba, nuestros protagonistas han desempolvado una extraordinaria colección de obras escritas por el insigne violagambista y compositor holandés Johannes Schenck (1660 – después de 1712).
            Contemporáneo de célebres músicos e intérpretes del instrumento que ahora nos ocupa, tales como los franceses –ambos parisinos– Marin Marais y Antoine Forqueray, Johannes Schenck vino al mundo en la bella ciudad de Ámsterdam durante el primer semestre de 1660 (el excelente contratenor cubano nacido en La Habana en 1972 don Ubail Zamora Muñoz -miembro fundador de la Camerata Vocale Sine Nomine- nos aclara en sus estupendas notas que acompañan a este disco que las fuentes consultadas dan fe de su bautizo el día 3 de junio de ese año en la iglesia católica de Mozes en Aaron). Su madre había contraído matrimonio en segundas nupcias siete meses antes con el emigrante y vendedor alemán de vinos –natural de Colonia- Wyant Schenck. El joven Johannes tuvo la suerte de crecer y educarse en un ambiente políglota en el centro comercial de la ciudad, lo que sería determinante para el futuro desarrollo –paralelamente a su carrera como músico profesional– de sus cualidades en las esferas de la Diplomacia y la Administración. En 1680, con veinte años de edad, nuestro virtuoso de la viola de gamba se casó con la –también– holandesa Geertuyd Hamen van Vianen, acontecimiento que supuso una enorme felicidad para la pareja.
            Siete años tardaría aún nuestro protagonista en publicar su primera obra en su ciudad natal (Ámsterdam), titulada “Bacchus, Ceres en Venus” (1687). Dicha obra –teatral– estaba basada en los versos del poeta Govert Bidloo, quien, a su vez, tenía como una de sus principales fuentes de inspiración a los clásicos grecorromanos. Considerada como el primer ejemplo del denominado Singspiel holandés, “Bacchus, Ceres en Venus” supone una de las magníficas y escasas incursiones de Johannes Schenck en la música vocal de su época. El otro ejemplo –ciertamente notable– lo constituyen sus dos únicos álbumes de bellísimas canciones de concierto holandesas.
            Gracias al apoyo incondicional y al mecenazgo de aristócratas influyentes y de prósperos comerciantes en Ámsterdam, las obras de Schenck fueron editadas, distribuidas y difundidas rápidamente por los Países Bajos y Alemania. Su fama y su prestigio continuaron in crescendo hasta la primera mitad del siglo XVIII.
            Tan sólo un año más tarde (1688), nuestro insigne violagambista alumbra su primera colección de obras instrumentales de las que se tenga constancia en la actualidad, “Tyd en Konst-Oeffeningen” (su Opus 2), cuya traducción al castellano bien podría ser “Ejercicios de luz y aire”. Dicha colección –en forma bipartita-, de gran complejidad en su escritura (alternancia casi constante entre las claves de fa en cuarta línea y de do en tercera línea por motivos de comodidad en la lectura de la partitura), fue dedicada al alcalde de Ámsterdam, Nicholas Witsen, y a un oficial de dicha Corte, Jakob Boreel, está destinada íntegramente a su instrumento predilecto, la viola da gamba, y consta de quince sonatas a modo de suite.
            El trabajo discográfico que ahora presentamos recoge seis de esas quince sonatas; concretamente han sido grabadas la primera, quinta, novena, undécima, décimo segunda y décimo quinta (y última). El gran acierto de Lixsania Fernández y de su Recondita Armonia Ensemble en la elección de estas magníficas sonatas schenckianas se hace palpable tras varias audiciones detalladas del citado CD, que hará las delicias de nuestros amigos melófilos y nuestros lectores de Sinfonía Virtual.
            Liderado por nuestra virtuosa violagambista, el Recondita Armonia Ensemble lleva a cabo una admirable labor musical. Integrado por los músicos profesionales Eduardo Egüez (tiorba), María Alejandra Saturno (violonchelo), Hannelore Guitett (Ingeniero de Sonido y máxima responsable de las grabaciones) y Esteban Mazer (clavecín), esta joven y prometedora agrupación musical nace con la intención de promover y acercar la música de cámara a todos los públicos, compartiendo la pasión por la investigación del lenguaje, la interpretación y la estética en su estado más puro. El sólido y positivo liderazgo que ejerce Lixsania Fernández, quien ha sido alumna de dos Conservatorios de Música españoles (el “Juan Crisóstomo de Arriaga” en Bilbao, donde recibió clases de Itziar Atutxa; y el Conservatorio Superior “Manuel Castillo” de Sevilla, bajo la atenta y experta supervisión de Ventura Rico), se ve reforzado por la obtención en el año 2006 de una beca de estudios de la Universidad de Salamanca, que precisamente le permitiría estudiar con la profesora Atutxa.
            Intérprete de enorme calidad, Lixsania posee una técnica sólida y unos amplios conocimientos de su instrumento, la viola da gamba, a la que extrae siempre una bellísima sonoridad. Consciente de la capital importancia de una cuidadísima afinación, el arco de nuestra artista hispano-cubana se desliza con gran seguridad por las delicadas cuerdas de su instrumento con la presión requerida en cada momento, según las exigencias de las numerosas partituras a las que da vida; y lo hace sin estridencias ni inútiles vibrati; con energía, lirismo y determinación, sin dejarse llevar por falsos sentimentalismos de los que la música de la época barroca estaba desprovista. La emisión del sonido, siempre nítida y segura, contribuye decisivamente a la calidez de sus interpretaciones. Su fraseo siempre resulta fluido, con especial atención a los matices dinámicos, y su utilización del legato parece muy adecuada, sin abusar de él en ciertos pasajes ad libitum susceptibles del uso del mismo (recordemos que en la época de Johannes Schenck la notación musical aún tendría que evolucionar y experimentar ciertos cambios y algunas mejoras). Incluso en los pasajes “da Capo”, Lixsania Fernández es plenamente consciente de la importancia que tiene la mesura a la hora de aplicar adornos y ornamentos típicos en la interpretación barroca, sin dejarse llevar nunca por la tendencia al exceso, tan generalizada en nuestros días, y que acabaría destrozando la propia partitura, al despojarla semánticamente de las verdaderas intenciones del compositor.
            Este selecto grupo de sonatas schenckianas para viola da gamba ponen de manifiesto las enormes habilidades técnicas e interpretativas del maestro holandés. Como muy bien se encarga de ilustrarnos don Ubail Zamora Muñoz en sus espléndidas notas al disco, muchos contemporáneos suyos le consideraban el mejor intérprete vivo en aquel tiempo:

La encantadora manera de manejar el arco con la que el gran Johannes Schenck acariciaba su viola de gamba, lo cual yo, escuchándolo en éxtasis, tuve el privilegio de experimentar hace varios años, me alentó a hacer lo mismo, tomando ese instrumento que llega al alma (cuando es tocado por tales dedos maestros) en mis propias manos. (Johan Snep).

Aunque de influencia marcadamente italiana, las seis sonatas que ahora presentamos a nuestros lectores y lectoras sólo son el brillante inicio de la carrera musical de Schenck. Nuestro compositor evolucionó enormemente a lo largo de su vida, y su música instrumental –especialmente la escrita para su instrumento preferido, la viola da gamba– se asemeja a un gran crisol en el que se mezclan influencias de los estilos alemán, francés e italiano, sin renunciar por ello a su inconfundible sello personal.
            Algo parecido le ocurriría en su estilo compositivo a su contemporáneo, el insigne y reputado Georg Philipp Telemann (1681-1767), quien se había asentado desde 1727 en Hamburgo, tras haber sido nombrado Kapellmeister en la misma ciudad germana. Lamentablemente, no ha quedado constancia documental de ningún encuentro personal entre ambos, aunque parece indiscutible el hecho de que Johannes Schenck tuviera conocimiento de la existencia de Telemann y de su monumental corpus vocal e instrumental.
            Después de emigrar a Alemania (Düsseldorf) hacia 1696 a la corte del Príncipe Elector Palatino y gran entusiasta de la Música Johann Wilhelm II, Schenck tuvo el privilegio de conocer personalmente al ilustre Georg Frederic Händel, gracias a sendas visitas de este último a la citada corte durante 1710 y 1711.
            Esta etapa de su vida en Düsseldorf supuso para nuestro protagonista la culminación de su carrera profesional, llegando –incluso– a ostentar (entre otros) el cargo de Consejero de Cámara del Príncipe en 1710.
            Especial mención nos merece Eduardo Egüez (tiorba), quien pone de relieve la fantástica compenetración existente entre él y la viola da gamba solista. La elección de los tempi nos parece muy acertada, así como la absoluta coherencia al asociar esos mismos tempi con las células melódico-rítmicas correspondientes a los temas principales de estas seis sonatas.
            En definitiva, recomendamos vivamente a todos nuestros amigos melófilos este trabajo discográfico que ahora reseñamos. Se trata de un excelente CD que supone, muy seguramente, la consolidación de una andadura musical muy exitosa y prometedora por parte de la espléndida, delicada, sensible y brillante violagambista Lixsania Fernández y de su magnífico Recondita Armonia Ensemble.


Escrito por Pablo Ransanz
Desde España
Fecha de publicación: Enero de 2015
Artículo que vió la luz en la edición nº 28 de Sinfonía Virtual
ISSN 1886-9505
www.sinfoniavirtual.com



 

 

PRUEBA_DESIGN-2014

 

 

SINFONÍA VIRTUAL. TU REVISTA DE MÚSICA Y REFLEXIÓN MUSICAL

ISSN 1886-9505 · www.sinfoniavirtual.com


desde 2006