PRUEBA_DESIGN-2014


     Agregar Sinfonía Virtual a Favoritos Citas Célebres Vínculos Contacto

DIEZ PREGUNTAS AL COMPOSITOR DEL HIMNO OFICIAL DE EXTREMADURA, MIGUEL DEL BARCO GALLEGO: SOBRE MIGUEL ÁNGEL COLMENERO GARRIDO.

Pablo Ransanz
Compositor



(Nº 26, ENERO, 2014)


Imprimir este Artículo

Volver a la página anterior

Ir a la edición actual

ENTREVISTA

 

EN TORNO A MIGUEL DEL BARCO GALLEGO Y SU OBRA
(Añadido a la entrevista en el nº 27, JULIO, 2014)

El organista, compositor y Catedrático Miguel del Barco Gallego nació en la localidad extremeña de Llerena (Badajoz), el martes día 18 de enero de 1938. Inició sus estudios musicales en su pueblo natal y los continuó en San Sebastián con el compositor y organista guipuzcoano Luis Urteaga (1882-1960). Más tarde, nuestro protagonista cursó estudios oficiales de órgano y composición en el Real Conservatorio Superior de Música de Madrid, obteniendo al final de la carrera el Primer Premio de órgano con Diploma de Primera Clase. Asimismo, amplió su formación asistiendo a cursos especiales de canto gregoriano, dirección coral, metodología y pedagogía musical.

        En 1968 obtuvo mediante concurso-oposición celebrado en Madrid las Cátedras de Órgano y Armonio, Repentización, Transposición Instrumental y Acompañamiento al Piano del Conservatorio Superior de Música de Sevilla, centro en el que estuvo destinado hasta 1974, y en el que también ejerció el cargo de Jefe de Estudios entre 1972 y 1974.

        El 1 de octubre de 1974 tomó posesión de su plaza de Catedrático de Órgano en el Conservatorio Superior de Madrid, centro en el que ha prestado servicios hasta su jubilación el día 31 de agosto de 2008, tras cuarenta años de docencia musical en los Conservatorios Superiores de Sevilla y Madrid.

        Su primera etapa al frente del Conservatorio madrileño transcurrió entre 1979 y 1983, y la segunda, mucho más larga, desde 1988 hasta el año 2008. Por sus muchos años de docencia y dirección, bien puede afirmarse que don Miguel del Barco pasará a la historia de esta institución musical como una de sus figuras más relevantes desde que fue fundado por la Reina María Cristina en 1830. En efecto, es el director que más años ha permanecido en el cargo entre finales del siglo XIX y comienzos del XXI. Sólo Emilio Arrieta (1823-1894), que fue director durante 25 años y 9 meses, entre 1868 y 1894, le supera en tiempo al frente del Conservatorio. Otros directores muy renombrados del siglo XX como Antonio Fernández Bordas o Tomás Bretón, estuvieron también muchos años en el cargo, Bordas 19 años y Bretón 17, pero no logran superarle. Su nombre ocupa un lugar de honor en la historia de los directores del centro al lado de sus insignes predecesores cuya lista cronológica es la que sigue: Francisco Piermarini (1830-1838), el Conde de Vigo (1838-1842), José Aranalde (1842-1848), Juan Felipe Martínez Almagro (1848-1855), el Marqués de Tabuérniga (1855-1855), Joaquín María Ferrer (1855-1856), Ventura de la Vega (1856-1865), Adelardo López de Ayala (1865-1866), Julián Romea (1866-1868), Emilio Arrieta (1868-1894), Jesús de Monasterio (1894-1897), Ildefonso Jimeno de Lerma (1897-1901), Tomás Bretón (1901-1911), Cecilio de Roda (1911-1913), Tomás Bretón (1913-1921), Antonio Fernández Bordas (1921-1940), P. Nemesio Otaño (1940-1951), P. Federico Sopeña (1951-1956), Jesús Guridi (1956-1962), José Cubiles (1962-1964), Cristóbal Halffter (1964-1966), Francisco Calés Otero (1966-1970), José Moreno Bascuñana (1970-1979), Miguel del Barco Gallego (1979-1983), Pedro Lerma León (1983-1985), Encarnación López de Arenosa (1985-1987), Carlos Esbrí (1987-1988) y de nuevo Miguel del Barco en su segunda etapa, desde 1988 hasta 2008. Así, pues, Miguel del Barco ocupa el número 24 en el orden de directores del Conservatorio si consideramos su primer mandato, y el número 28 en el segundo.

        Nuestro protagonista ha dirigido el centro de enseñanza musical más importante de España, siempre muy complejo por su historia, por el número de profesores y alumnos y por la cantidad y variedad de sus enseñanzas. Ha luchado contra los elementos en épocas difíciles a las que ha tenido que hacer frente con gran sacrificio personal. Algunos aspectos de su gestión han quedado reflejados en un artículo suyo publicado en el número 2 de la Revista Música, titulado Apuntes para la historia reciente del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid (1988-1994). Estos Apuntes derivan del Informe sobre la situación del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid desde 1988 hasta 1994, que el Director leyó íntegramente en el claustro de profesores celebrado el día 17 de octubre de 1995, y que describe con todo detalle una serie de hechos, situaciones y acontecimientos en una etapa de mucho trabajo y de cambios importantes en la historia del centro. A pesar del mucho tiempo que ha tenido que dedicar a la dirección del Conservatorio, don Miguel del Barco ha mantenido una intensa actividad artística en los campos de la interpretación y la composición, como lo demuestra el amplio catálogo de obras, la discografía y los importantes conciertos que ha dado en España y en otros países.

        Ha sido colaborador de la Orquesta Nacional de España, la Orquesta de Radiotelevisión Española, la Orquesta de Cámara Española y la Orquesta de Cámara Villa de Madrid, agrupaciones sinfónicas con las que también ha actuado como solista en numerosas ocasiones. Ha ofrecido recitales en Bélgica, Alemania, Estados Unidos, Austria (International Festival Orgelkunst de Viena), Eslovenia, Festivales Internacionales de Euskadi, Palma de Mallorca, Sevilla, León, Valencia, Teatro Real de Madrid y Auditorio Nacional de España. En el año 1982, su disco sobre el compositor español Sebastián Aguilera de Heredia obtuvo el Premio Nacional del Disco del Ministerio de Cultura. Además, ha realizado grabaciones en los órganos históricos más importantes de España, así como para la Radiotelevisión Española, Alemana y Americana.

        Como compositor cuenta con un amplio catálogo de obras orquestales, vocales, corales, instrumentales y escénicas cuyos títulos figuran en el catálogo Anexo. Un aspecto destacable de sus obras es la frecuente inspiración en temas del folklore musical extremeño, del que es buen conocedor e incluso estudioso. Es un compositor que muestra una técnica sólida e inspirada, adquirida a lo largo de muchos años de estudio e interpretación, pero también se aprecia en sus obras el arte de su tiempo, tanto en las sonoridades como en el tratamiento de los ritmos. Como articulista ha publicado numerosos trabajos sobre la música en diversas revistas especializadas.

        Muy vinculado a su querida tierra extremeña, ha sido distinguido con los siguientes honores de los que se siente muy orgulloso: Hijo Predilecto de Llerena (Badajoz), su ciudad natal, Insignia de Oro de la Diputación de Badajoz, Medalla de Oro de la Asamblea de Extremadura, Académico de Número de la Real Academia de Extremadura de las Letras y las Artes, Caballero Benefactor de Yuste, Caballero Benefactor de Santa María de Guadalupe y Asesor de la Sección de Música de la Diputación de Cáceres y de la Asamblea de Extremadura. Es el autor de la música del Himno Oficial de Extremadura, encargo que le fue encomendado por la Asamblea regional con la unanimidad de todos los grupos políticos. El célebre pianista extremeño Esteban Sánchez, con palabras de paisano admirador y auténtico amigo, ha dicho de él que, además de un gran músico, es “uno de los intelectuales más conspicuos y sobresalientes que haya producido Extremadura en el siglo XX […], y una persona providencial en el devenir de la música española”. Sus buenos oficios ante las autoridades de su región, propiciaron la creación de los conservatorios de Mérida y Don Benito, así como el decisivo impulso dado a los conservatorios de Cáceres y Badajoz.

        Otras distinciones que jalonan su trayectoria profesional y artística son la Encomienda con Placa de Alfonso X el Sabio y la “I” de Importante de España concedida por la Asociación de la Prensa en 1978. Asimismo, ha sido asesor de la Sección de Música del Patrimonio Nacional y Vocal de la Sección de Dictámenes y Conflictos de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE). Actualmente es Patrono de la Fundación Jacinto e Inocencio Guerrero.

        A continuación, disponen los lectores de un ANEXO en PDF, donde podrán acceder a los siguientes datos sobre Miguel del Barco:

  1. Nombramientos y Ceses
  2. Honores y Distinciones
  3. Catálogo de Obras
  4. Lista Cronológica de Obras
  5. Lista Alfabética de Obras
  6. Discografía
  7. Principales Conciertos
  8. Bibliografía mencionada

Ver el Anexo

        También hemos querido facilitar para nuestros lectores la partitura del Himno de Extremadura, editada por el propio compositor:

Ver la partitura



ENTREVISTA

(Nº 26, ENERO, 2014)


1. Don Miguel Ángel Colmenero y Usted mantuvieron un fuerte vínculo profesional durante muchos años, Don Miguel. Me gustaría que me describiese detalladamente qué cualidades reunía como intérprete de trompa (en lo referente a expresividad, fraseo, articulación, sonido característico, capacidad para el ‘legato’,…) Don Miguel Ángel que le hacían tan diferente a otros colegas suyos de renombre, pertenecientes a prestigiosas agrupaciones musicales, tales como Alan Civil o Vladimir Polekh.

De Miguel Ángel Colmenero, he conocido su doble faceta de intérprete y de profesor. Fui yo el que, en mi primera época de director del Conservatorio, le animé a presentar la solicitud para ocupar una de las plazas vacantes en el centro. Fue un excelente profesor y con una enorme capacidad para trasmitirles a sus alumnos sus conocimientos técnicos e interpretativos que eran muchos y fruto de una gran experiencia profesional. No he conocido personalmente a Alan Civil ni a Vladimir Polekh; tampoco he tenido el privilegio de escucharles en directo. Sólo puedo hablar de Miguel Ángel Colmenero. Su pregunta sobre las cualidades como intérprete de Miguel Ángel queda suficientemente contestada en el punto 4.


2. De las muchas y diversas actuaciones musicales que compartieron Don Miguel Ángel Colmenero y Usted por toda Europa… ¿cuáles son las que recuerda con mayor satisfacción y cariño, Don Miguel?

Son muchas las actuaciones que recuerdo con especial satisfacción y cada una por distintos conceptos. Por citar algunas: las de Frankfurt, Ulm, Amberes, Santarén; las de las Catedrales de Salamanca, Badajoz, Granada, Sevilla, El Ferrol; las de los Monasterios de Guadalupe (Cáceres) y San Juan de Poyo (Pontevedra); las del Románico Palentino (Aguilar de Campoó, Fromista, Palencia), con las presentaciones de Santiago Amón y “Peridis”; los ciclos  de la  Fundación Juan March...


3. ¿Qué  cualidades personales y/o ‘encantos’ reunía Don Miguel Ángel Colmenero que le hacían ser alguien tan especial para tantos colegas de profesión y alumnos/as del Real Conservatorio Superior de Música de Madrid, Don Miguel…? 

Miguel Ángel Colmenero era una persona entrañable. De una generosidad sin límites. Todo corazón. Los alumnos le adoraban y su labor docente en el Conservatorio fue muy eficaz.


4. ¿Cómo definiría Usted la técnica (como trompista) de Don Miguel Ángel Colmenero…? 

Su técnica instrumental era impecable, y ello le permitía abordar con seguridad los pasajes más complicados de una partitura. Arriesgaba al máximo con tal de conseguir del instrumento la máxima expresión y las más bellas y sutiles sonoridades. Sus pianísimos eran estremecedores.


5. En su opinión, ¿qué repertorio musical abordó con mayor éxito de crítica y público Don Miguel Ángel Colmenero…?

Recuerdo muy especialmente sus interpretaciones de las sonatas I y II para trompa y orquesta de Querubini, de las que hacía muy bellas recreaciones; y la brillante Fantasía para trompa y órgano, estrenada en Alemania, que la profesora y compositora Mercedes Padilla escribió para nosotros.


6. Después de tantos años viajando juntos y ofreciendo conciertos por gran parte del mundo… ¿qué huella ha dejado en Usted Don Miguel Ángel Colmenero como persona y como intérprete...?

Como persona, su sencillez, su espontaneidad, su cercanía; y como artista, su dominio del instrumento, del que extraía extraordinarias y sorprendentes sonoridades, y su gran musicalidad.


7. ¿Ha tenido la oportunidad de interpretar junto con Don Miguel Ángel Colmenero su célebre Caricia musical o alguna otra obra musical suya, Don Miguel...? ¿Qué recuerdos guarda Usted de aquellas interpretaciones inolvidables...?

La Caricia musical es una de las últimas composiciones de Miguel Ángel Colmenero y la única que hemos tocado en algunos conciertos. Se trata de una obra  sencilla, muy sentida y expresiva, que Miguel Ángel interpretaba con especial delicadeza y devoción.


8. En su día, aparecieron noticias en la prensa escrita de Alemania (como en el ‘Frankfurter Allgemeine Zeitung’), en las que se elogiaba al tándem artístico-musical formado por Don Miguel Ángel Colmenero y Usted, Don Miguel. ¿Guarda todavía algunos de aquellos recortes de prensa...? ¿Podría decirse que Don Miguel Ángel fue más reconocido en vida en el extranjero que en España...?

La crítica en ‘Frankfurter Allgemeine Zeitung’ fue excelente. En este concierto estuvo presente el compositor Bernhard Krol del que, si no me falla la memoria, tocamos su Missa Muta para trompa y órgano. Krol hizo la presentación del concierto y quedó muy satisfecho de la interpretación de su obra. Recibimos de él grandes elogios.


9. Don Miguel Ángel Colmenero fue trompa solista de la Orquesta Nacional de España (ONE) durante algo más de tres décadas. A su juicio, Don Miguel... ¿en qué faceta (primer atril de la ONE y concertista) destacó más nuestro protagonista...?

Como solista excepcional, todas sus intervenciones fueron muy valoradas tanto por los directores titulares de la Orquesta Nacional como por los  directores invitados.


10. Para terminar, me preguntaba si sería posible tener acceso a diversas partituras (fotocopias o en soporte informático) de Don Miguel Ángel Colmenero, y si Usted podría ayudarme a conseguirlas.

No dispongo de ninguna copia original de las obras del maestro Colmenero. A raíz de su fallecimiento, su familia se llevó del Conservatorio las carpetas en las que deben estar los originales de sus obras.

 


Escrito por Pablo Ransanz
Desde España
Fecha de publicación: Enero de 2014 y Julio de 2014
Artículo que vió la luz en la edición nº 26 y nº 27 de Sinfonía Virtual
ISSN 1886-9505
www.sinfoniavirtual.com



 

 

PRUEBA_DESIGN-2014

 

 

SINFONÍA VIRTUAL. TU REVISTA DE MÚSICA Y REFLEXIÓN MUSICAL

ISSN 1886-9505 · www.sinfoniavirtual.com


desde 2006