cabecera


     Agregar Sinfonía Virtual a Favoritos Citas Célebres Vínculos Contacto

Sobre Vicent d'Indy

Joaquim Zueras
Crítico musical



(Nº 43, verano, 2022)


Imprimir este Artículo

Volver a la página anterior

Ir a la edición actual

A VUELAPLUMA


Varias veces he leído que el peor enemigo para una biografía es la ausencia de contratiempos. Un ejemplo de esta máxima podría aplicarse a Vincent d'Indy (1851-1931). Nació en París, en el seno de una familia aristocrática arraigada en la vida militar, de recias convicciones católicas y monárquicas. Sus primeras nociones musicales las recibió de su tío Wilfrid d'Indy y más tarde estudió piano con Marmontel. En 1872 ingresa en el Conservatorio de París como discípulo de Cesar Franck. Un dato poco conocido es que desde ese año hasta 1876 ejerce como organista en la iglesia de St-Leu-la-Fôret. Admirador del sinfonismo alemán, en 1890, con el pretexto de viajar a Suiza, visita Alemania y Austria para sumergirse en la vida musical germana del momento. Funda con Charles Bordes y Alexandre Guilmant la Schola Cantorum de París, un conservatorio creado en principio para el estudio de la música religiosa, que con el tiempo pasó a ser una escuela superior de enseñanza musical. D'Indy dio clases allí hasta su muerte. En 1912 será profesor de instrumentación del Conservatorio de París y dos años más tarde de dirección orquestal, puesto que mantendrá hasta 1929. Tuvo alumnos españoles destacados, como Albéniz, Turina, Guridi y Usandizaga.

Una serie de factores han hecho que un compositor tan aclamado entonces sea poco recordado hoy. No podemos decir que en su vida hayan más acontecimientos que los del reconocimiento a su obra -unas 105 composiciones con número de opus (otras sin numerar) en todos los géneros- y a su magisterio, en el que se mostró tan exigente como cordial. Siendo su música de una admirable belleza intemporal en el marco de un gran equilibrio formal, fue muy crítico con otros compositores que seguían las nuevas tendencias impresionistas, incluso a veces grosero. Por consiguiente, los vanguardistas le tildaron de anticuado y antipático. No le favoreció tampoco esa glorificación del concepto “Ars Gallica” que ideó, a través del cual cayó en extremos de absurdo chauvinismo. Su afiliación al partido “Action Française” no fue bien vista  por quienes percibían en esa institución el ejemplo del pensamiento más reaccionario. Por último, su evidente antisemitismo también ha ensombrecido su memoria.

Es posible que algunos ya conozcan el CD que el sello Apex dedicó a d'Indy y que tuvo una amplia difusión, con dos obras de envergadura: el tríptico sinfónico Jour d'été à la montagne y la Symphonie sur un chant montagnard ‘Cévenole’ en la que el compositor incluye un piano en la orquesta como un instrumento más. Algunas obras de d'Indy se encuentran en discos con otros compositores, como por ejemplo el que dedicó el sello Aeolus (AE-10141) a la integral de óbras para órgano de Déodat de Séverac; dos preludios de d'Indy sirven como interesante complemento. No parece que el año 2001, en el que se celebró el cincuentenario del compositor, sirviera de acicate para que aparecieran más discos en el mercado. Pero a finales del 2007, el sello Timpani, que ya contaba con dos CD's dedicados por entero a d'Indy, publicó otro centrándose en su música de cámara, formato en el que el compositor declaraba sentirse más a gusto. En La suite en ré dans le style ancien, op. 24, de 1886, intervienen dos flautas, trompeta y cuarteto de cuerda. Fue un encargo de la sociedad “La Trompette”, un círculo parisino de aficionados a la música de cámara, para el cual Saint-Säens había compuesto su magnífico Septeto, op. 65, seis años antes. Dividida en cinco partes, constituye un homenaje a la música barroca francesa contemplada desde la distancia de quien no renuncia a su estilo. Chanson et Danses, op. 51, para flauta, oboe, dos clarinetes, dos fagots y corno inglés, fue escrita en 1899 y dedicada a Prosper Mimart, flautista de la Ópera de Paris. Debe su inspiración a un viaje que d'Indy hizo por Cataluña, en donde conoció a los pintores Sert, Utrillo, Casas, Rusiñol... y al recuerdo de las fiestas que celebraron en compañía de Crickboom y de Albéniz.

Con tan curiosa agrupación instrumental logra una atmósfera  muy mediterranea; imaginativa y lírica la exquista canción que preludia a unas danzas ricas en hallazgos contrapuntísticos, de vivos colores y tornasolados contrastes. El Quintette pour piano et cordes, op. 81, dedicado al abogado y melómano apasionado Paul Poujaud, fue compuesto en 1925 en su casa de de Agay, a orillas del Mediterraneo, lugar al que acudía instante sus múltiples ocupaciones se lo permitían. A un primer movimiento enérgico, vigoroso e interrogativo, le sigue otro, también animado, pero más grácil, despreocupado y algo irónico. El tercer movimiento, lento y expresivo, tiene un primer motivo semejante al del Adagio del Cuarteto Emperador de Haydn, al que se opone un segundo motivo romántico, con el que entra en conflicto. En el último movimiento, una cantinela del violín dialoga con los demás instrumentos de la orquesta, todos sostenidos por el burbujeante acompañamiento del piano. Este quinteto es una contundente muestra del ingenio y de los incontables recursos de d'Indy. En 1927 compone la Suite en parties, op. 91, para flauta, arpa, violín, viola y violonchelo, con la mirada puesta en el clasicismo. Tras una entrada majestuosa y luego ligera y discursiva, sigue un aria desenfadada, una zarabanda en forma de tenue lamento y una alegre farandola que disipa la tristeza del movimiento anterior.

Así pues, nos encontramos frente a obras con un discurso inteligente, en las que todo fluye con naturalidad y elegancia pese a que cada detalle está sospesado con rigor, y en las que es imposible detectar algún atisbo de vulgaridad.

 


Escrito por Joaquim Zueras
Desde España
Fecha de publicación: Verano de 2022
Artículo que vió la luz en la edición nº 43 de Sinfonía Virtual
www.sinfoniavirtual.com
ISSN 1886-9505



 

PRUEBA_DESIGN-2014

 

 

SINFONÍA VIRTUAL. TU REVISTA DE MÚSICA Y REFLEXIÓN MUSICAL

ISSN 1886-9505 · www.sinfoniavirtual.com


desde 2006